Economía y Depresión

Camilo Ramírez Garza

También se podría llamar “Economía de la depresión”, pues no es sino hasta el siglo XX cuando la “depresión” pasa del ámbito económico al de lo psíquico para nombrar una afección anímica.

El diccionario de la lengua española presenta tanto la acepción psicológica: “abatimiento, melancolía, tristeza” como del mercado  “periodo de baja actividad económica, con aumento del desempleo, descenso de los salarios, uso creciente de los recursos y bajo nivel de inversiones” Y que no decir del vínculo posterior de ganancias económicas de la industria farmacéutica desde el PROZAC hasta los múltiples medicamentos para “tratar” la depresión que reportan ganancias millonarias por año, no por nada se le ha nombrado la enfermedad del siglo. A la cual subyace una concepción humoral transformada en bioquímica cerebral; lo mismo sucede con las adicciones y el estrés: los conflictos humanos son reducidos a elementos orgánicos-mecánicos (cerebrales, genéticos, hormonales, etc.) en donde la concepción de una cierta energía tiene un papel central, de ahí que vía el fármaco se busque restablecer un orden homeostático de la economía de las sustancias del organismo: neurotransmisores.

“…lo primero que es ciclotímico es la propia estructura del mercado capitalista. Cuando la “depresión”, en el sendo de la lengua, de economía pasa a ser psíquica –o nerviosa, como dicen- el deslizamiento producido no debe ocultarnos que sigue tratándose del mismo significante, y con él es la misma ideología que se desplaza de un campo al otro. Este ideología se articula alrededor de la noción fundamental de un capital de energía (trátese de energía monetaria, de energía nerviosa, de energía humoral o de la energía moral del individuo) que se ha de mantener a la alza para conservar su poder” (André, S.  La impostura perversa, Paidós,1995)

El negocio se plantea la negación del ocio (neg-ocio) “Time is Money” Todo aquello que contraría la producción hay que atacarlo, insertando su lucha en el corazón mismo del mercado, estrategia central de la producción: integrar aquello que se le opone a fin de sacar provecho del mismo. Bajo esta lógica, primero se tendría que inventar la depresión como noción psiquiátrica (enfermedad mental basada en una serie de factores neuroendocrino. En menos de un siglo la psiquiatría ha transformado sus objeto de estudio pasando de una clínica de la moral y afectividad a otra plagada de objetos neuroendocrinos) a fin de que tanto su concepción como su tratamiento queden inscritas en la lógica del mercado: producción in-interrumpida (ganar-ganar) De ahí la paradoja: se plantea una supuesta intención por erradicar la depresión, pero justamente el mercado al tener grandes ganancias, preferiría que no fuera curada, las perdidas serían millonarias, sino al contrario, aumentara la demanda. Dicha lógica evidentemente silenciosa opera desde el centro y la periferia del mercado farmacológico el cual comparte las mismas estrategias de venta: ganar clientes, conquistar mercados. Desde hace algunos años ya no solo se habla de depresión en adultos, sino en niños y adolescentes; el universo del mercado se ha extendido

Pareciera que ya no hay lugar para la vivencia y expresión de la tristeza, de las pasiones del alma, que tienen que ver con la ética y los afectos, con las decisiones que se toman de acuerdo a las convicciones, más que con las sensaciones a la alza o a la baja, véase por ejemplo la noción de alta o baja autoestima. De esa manera si las “depresiones” así como otras “enfermedades mentales” contrarían la producción, pues alguien que las padece no puede trabajar, seguir produciendo, entonces he aquí que se buscará que el “mal” y el “remedio” se inserten en el corazón mismo de la lógica del capital, a fin de asegurar las ganancias. Eso que ha dicho desde hace mucho la sabiduría popular: hacer negocio gracias a la tragedia.

camilormz@gmail.com

Tomado de: http://bit.ly/arv0lW

Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: