De sucesiones a sucesiones

 

Humberto Morales Moreno

brevariologo1.gifAbril de 2005

diaz.jpgMi comentario de esta semana va en la dirección de un tema muy caliente en la opinión pública demasiado manoseada por los medios impresos y audiovisuales. No necesariamente este manoseo ha derivado en una construcción crítica que forme debate abierto y esclarecedor. ¿De qué sucesión estamos hablando? Esta palabra me recuerda al gran libro de actualidad que es sin duda el de la Sucesión Presidencial de Francisco Madero. El discurso democrático y parlamentario con el que Madero avizoraba el nuevo rumbo de la República en 1909 sopla con notable frescura en el ambiente político de la sucesión adelantada del 2006. La historiografía ha demostrado que el vacío entre la ficción anhelada y la vida real sigue siendo la constante en el México de la retórica constitucionalista por contraste con la lacerante desigualdad. ¿No acaso ya Don Porfirio Díaz, había anunciado la “transición democrática” en la entrevista con Creelman en 1908? Madero se encargaría de liberar al tigre que, en la profecía del General, sería casi imposible de controlar. En la “sucesión pactada” del 25 de mayo de 1911, no se veía una gran revolución en ciernes. El faccionalismo, la ingenuidad y debilidad partidista de Madero y la ambición desmedida de élites políticas y económicas fraccionadas, escribirán la sangrienta guerra civil. Somos ahora rehenes de los faccionalismos de partidos en disputa por el poder presidencial. Pero el sueño de una democracia social de la mano de una liberal sigue siendo parte del imaginario ficticio de la política mexicana. Pero hay de sucesiones a sucesiones. Algunos actores políticos del momento ya se quieren comparar con Madero, sea porque se trate de una represión política adelantada que invalide la legitimidad de las elecciones, sea porque al reflejarse en su debilidad como presidente, avizoran al Huerta que podría tirarlos del caballo. Lo que nadie parece identificar en el horizonte de la inestabilidad política es ¿quién es ese Victoriano Huerta que realmente amenaza el renacimiento del discurso democrático en México?

Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: